Ciudad Bolívar

Especial/Ciudad Bolívar

La lluviosa tarde de este domingo sirvió de excusa para aceptar el reto del personaje que presentaremos a continuación,

quien con la picardía y la seguridad que lo caracterizan, no dudo en decirme “subamos al estudio de mi papa y allí jugaremos una partida de ajedrez”. Tuve que aceptar, la lluvia me impedía salir y al mirar mi cámara y mi grabadora, supe que era el momento de conocer cómo fue que este pequeñín se convirtió en tan corto tiempo en el “pequeño Fischer”. Tan sólo tiene nueve años, y en su haber decenas de medallas, diversos trofeos y varios kilómetros recorridos a nivel nacional llevando el nombre de estado Bolívar en alto, y por si fuera poco esta semana debutará en su primer torneo que le dará sus primeros puntos de rating ELO, puntaje que permite conocer la habilidad de los mejores. Les hablo del talentoso Diego Armando Bonilla Viamonte.

Comenzó la partida. Me tocaron las negras. Y con la primera jugada de Diego, quien sacó su peón de Rey, llegó también la primera pregunta.
-¿Cuéntame, desde cuándo juegas ajedrez?
-Desde que tenía siete años edad. Mi papa trajo un día a la casa a un maestro para que lo entrenara. Le pregunté quién era. Me dijo que era un excelente maestro. Me dio curiosidad y le pedí que me enseñara. Así empezó todo.
-¿Y cuál apertura es esa que me estás haciendo?
-Esta es la Ruy López o Española, inicio con el peón de rey y eso me permitirá más adelante tener un mejor dominio de centro. Ya vas a ver.
Mientras pensaba cómo contrarrestar la jugada, también analizaba la mirada de Diego. Sus ojos me decían que me ganaría. Estaba en juego mi ego. Jugué y seguí preguntando.
-¿Por qué te gusta jugar ajedrez?
-Porque me ayuda en mis estudios, me da agilidad mental. También me ayuda en el futbol. Imagínate, hago ejercicio físico con el futbol y asisto al gimnasio de neuronas cuando juego ajedrez.
-Háblame de cómo te iniciaste en el ajedrez.
-Mi primer campeonato lo gané. En el segundo, que fue en Las Banderas, me gané un trofeo y un reloj de ajedrez, ese fue el campeonato por el aniversario de la ciudad. El tercero, fue en Puerto La Cruz, gané medalla y clasifique para ir a Lara, y allí, posteriormente, quedé de Séptimo. También he representado al estado en Nueva Esparta, en Maracaibo y en Caracas. En ese último quedé de número 12 de 54 niños que participaron.
En medio de la conversa, ya íbamos por la jugada diez, moví una pieza y en ese instante escucho:
-Me toca a mi.
- ⸘Pero no habías jugado‽
-No.
- (Entre risas). Dale pues.
-Listo
-De los viajes que has hecho, ¿Cuál ha sido el que más te ha gustado?
-El viaje a Margarita. Fui con mi abuela y después de cada partida nos divertíamos bastante. (Risas)
-Tienes alguna anécdota que quieras compartir que te ocurrió en algún viaje o algún campeonato en particular.
-En el Zulia. Fui con mi papá. Asistimos al congresillo antes de iniciar el campeonato, allí pautaron la primera partida para las 9:00 am del día siguiente. Esa noche nos acostamos temprano para ganar tiempo en la mañana y de pronto mi papa se despertó porque escuchó un ruido y me dijo “Diego nos quedamos dormidos. Son las 12:30. Perdiste la primera ronda”. Pensó que era mediodía, pero cuando miramos bien el reloj resulta que eran las 12:30 pero de la noche. (Risas)
-Te gusta más jugar con blancas o negras.
-Con ambas es igual. Con cada una tengo mi estrategia.
-Cuál es tu estrategia.
-No puede revelarte mis secretos.
Entre risas, luego de la anécdota, traté de concentrarme en la partida. A esta altura Diego me tenía un fuerte ataque, en el que neutralizaba el desarrollo de mis piezas. No hallaba como defenderme. En ese momento, me interrumpió y me contó…
-Sabes, que yo viajé a Cuba y mi papá nos llevó a visitar la tumba de Capablanca. Fue un viaje familiar. Llevamos un ramos de flores y le hicimos una oración, fue muy emocionante. La piel se me eriza.
-Y a cuál maestro de ajedrez admiras.
- A Fischer y a Carlsen.
-Y hablando de Fischer, ¿Porqué te dicen el “Pequeño Fischer”?
- Porque el primer torneo en el que participé se llamaba el Pequeño Fischer y yo gané y desde allí me dicen Pequeño Fischer.
-Quién te entrena
-El maestro FIDE José Medina, un cubano muy bueno en ajedrez.
-Y a tu papá, ¿le has ganado?
-Sí (risas), un día camino al colegio. Mientras él manejaba jugábamos una partida de memoria. Íbamos por la jugada 20 y él se rindió porque le comí un caballo.
-Una partida mental, ¿Cómo es eso?
-En vez de usar tablero, las jugadas las hacíamos mentalmente. Una partida imaginaria.
-Jaque.
-¡Uy!
-Y cómo vas en la escuela.
-Voy bien. Estudio 3er Grado.
-En el futuro, hasta dónde te gustaría legar en el ajedrez.
-Quiero ser Gran Maestro.
Confieso que Diego me llevaba la partida ganada. Quería zafarme pero él no me dejaba. Lo intenté varias veces, pero sin éxito. Era la jugada 20.
-Diego se acabó la entrevista. La partida esta interesante, pero mira, sigue lloviendo y yo debo ir a trabajar. ¿Cómo hacemos? ¿Quedamos tablas?
-No. Seguimos jugando.
-Pero qué hago, tú eres el invitado y no puedes perder, y yo soy quien escribe, imagínate cómo le digo a los lectores que me ganó un niño de nueve años.
-No sé, pero seguimos jugando.
Me tocó concentrarme y sacar del baúl de los recuerdos viejas técnicas. Finalmente, le tendí una celada, y el pequeño Fischer jugó muy rápido y cayó en mi “trampa”. Respiré. Agarré aire y le dije…
-Tablas.
-Seguimos jugando. Yo salgo de esta.
-Está bien.
Diego tenía razón. Era su turno de desquitarse y así lo hizo. Me equivoqué en la siguiente jugada y allí me dijo…
-Tablas.
Así llegamos a la jugada 25
-¡uuuffff!

Espacio Disponible

EDICION DIGITAL

 

 

 

ESTASS28 

Siguenos...

Diario El Expreso
RT @lottoactivo: [LOTTO ACTIVO RD] SORTEO #02026 MARTES 17 DE SEPTIEMBRE 4:30 pm 30 - Caiman https://t.co/twdee1MqNu
Diario El Expreso
RT @Raulyusef1: Nuevo apagón nacional. Será otro saboteo o más el caos que impera en todos los entes gubernamentales. Exijo no se irrespete…
Sigue Diario El Expreso en Twitter