Ciudad Bolívar

Bogotá/Lima.- La canciller colombiana, María Ángela Holguín, afirmó este viernes que las declaraciones del vicepresidente, Germán Vargas Lleras, durante la entrega de viviendas cerca de la frontera con Venezuela, no fueron con la intención de insultar a los ciudadanos de ese país.

Holguín, que se encuentra en el Perú acompañando al presidente Juan Manuel Santos a un encuentro binacional con el mandatario de ese país, Pedro Pablo Kuczynski, se refirió a la molestia que manifestó este jueves el Gobierno venezolano, reseñó DPA.

"Las declaraciones del vicepresidente las han tomado de una manera ofensiva, pero creo que la interpretación del gentilicio que utilizó ('venecos') no es un tema que pueda ser peyorativo o insultante", señaló Holguín en diálogo con la emisora colombiana RCN La Radio.

No obstante, la canciller insistió en que los funcionario públicos "deben tener un lenguaje de respeto que no sea de ofensas para ningún país".

"Nosotros no hemos tenido sino los brazos abiertos para los venezolanos que han llegado últimamente a Colombia y así lo vamos a seguir haciendo", agregó.

Finalmente, Holguín hizo un llamado a Venezuela "para seguir trabajando por esa integración, por ese respeto, por ese trabajo conjunto que necesitan los dos países".

La polémica surgió debido a que en su visita a la localidad colombiana de Tibú, en el departamento de Norte de Santander (noreste), Vargas Lleras dijo que unas viviendas construidas por el Gobierno colombiano por nada del mundo deberán ser entregadas a venezolanos que pasan la frontera binacional.

"No hay un solo lugar en Colombia donde se permita que personas que no sean del país, se beneficien de programas sociales. Esto es para población desplazada, pero que viva en Tibú. Por nada del mundo, esto no es para los 'venecos' (venezolanos)", aseveró.

Caracas rechazó lo que llamó expresiones de "odio, discriminación e intolerancia" y exigió al Gobierno de Bogotá presentar las "excusas debidas a los venezolanos ofendidos por las expresiones xenófobas y discriminatorias emitidas por su vicepresidente".

"El derecho internacional reconoce el derecho a la dignidad y al trato igualitario de las personas, y contempla además el debido respeto y buen trato que merecen los seres humanos, independientemente de su posición social, etnia, nacionalidad, o cualquier otra consideración", señaló en un comunicado la Cancillería venezolana.

Asimismo, el Gobierno de Maduro advirtió que permanecerá atento y actuará en las instancias internacionales respectivas, "ante cualquier agresión o violencia que pudiere suceder contra los venezolanos en ese país, instigada por el mensaje de odio públicamente emitido por el señor Vargas Lleras".

La frontera estuvo cerrada entre agosto de 2015 y agosto de 2016, por órdenes de Maduro para enfrentar problemas de seguridad en la zona.

Fuente el universal

Espacio Disponible